Artículo / 21 Dic, 2018
El precio del carbono, herramienta cada vez más común para hacer frente al cambio climático

Noticias ONU Cambio Climático, 20 de diciembre de 2018 - Los países ya están utilizando, o considerando utilizar cada vez más, los instrumentos de fijación de precios del carbono como medio para cumplir sus compromisos en virtud del Acuerdo de París. La semana pasada, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP24) en Katowice, Polonia, se presentaron algunos ejemplos.

A partir de abril de 2018, se esperaba que las iniciativas de fijación de precios del carbono implementadas o programadas para su implementación cubrieran el 20 % del total de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo. Paralelamente, los partidarios de la política climática a nivel mundial se han involucrado más en el apoyo de estrategias que tienen en cuenta los precios del carbono.

En un evento de la COP24 sobre el apoyo internacional para el diseño e implementación de instrumentos de fijación de precios del carbono, George Heyman, ministro de Medio Ambiente y Estrategia del Cambio Climático de la Columbia Británica, Canadá, cuya provincia ha tenido un impuesto al carbono desde 2008, habló sobre el exitoso programa de incentivos para el crecimiento verde en su provincia.

El ministro hizo hincapié en la necesidad de proteger la competitividad económica al aplicar la fijación de precios del carbono y la necesidad de una colaboración eficaz, ofreciendo incentivos para que las personas inviertan, por ejemplo, en la energía doméstica y en vehículos de emisiones cero.

La Columbia Británica fue reconocida durante la COP24 con un premio de la iniciativa Acción Mundial sobre el Clima por comprometerse a que todas las operaciones gubernamentales sean climáticamente neutras.

Basándose en unos siete mercados municipales y provinciales de límites máximos y comercio, China anunció en 2017 lo que debería convertirse en el mayor mercado de carbono del mundo. Sus planificadores han acreditado su experiencia con el Mecanismo de Desarrollo Limpio (en inglés), una herramienta del Protocolo de Kyoto, para acelerar el paso del país al comercio de emisiones.

Maoshang Duan, profesor y director del Centro del Mercado de Carbono de China de la Universidad de Tsinghua, describió el sistema de comercio de emisiones de China y la fuerte voluntad política detrás de su creación. Dijo que el éxito del sistema en China se debe a la suficiente capacidad técnica, el apoyo internacional y la voluntad de las partes interesadas pertinentes.

A pesar de la propagación de los precios del carbono, Constanze Haug, responsable de la secretaría de la Alianza Internacional para la Acción contra el Carbono, advirtió que hay una falta de capacidad y recursos para apoyar la aplicación de los precios del carbono a una escala mucho mayor.

El evento del pasado jueves, al margen de la COP24, reunió a instituciones internacionales y países implementadores para compartir sus experiencias en el diseño e implementación de instrumentos de fijación de precios del carbono. Su objetivo era reflexionar sobre cómo han cambiado las necesidades desde que los países acordaron en París, en 2015, limitar el aumento medio de la temperatura mundial a 2 ºC, y esforzarse por alcanzar la meta de 1,5º, más segura. Por otro lado, también se debatió sobre cómo aumentar el apoyo internacional y orientarlo hacia la evolución de los esfuerzos nacionales.

Desde la conferencia sobre el clima celebrada hace dos años en Marrakech (Marruecos), la secretaría de ONU Cambio Climático ha estado prestando apoyo técnico a las jurisdicciones que están considerando la posibilidad de adoptar instrumentos de fijación de precios del carbono. En ese tiempo, cuatro jurisdicciones nacionales y tres regionales han recibido apoyo técnico a través de los centros regionales de colaboración de la secretaría. El trabajo complementa el de la Asociación para la Disponibilidad del Mercado, del Banco Mundial (inglés), y el del ICAP. Juntas, estas organizaciones canalizan el conocimiento, la creación de capacidad y el apoyo a los países de todo el mundo en la elaboración y aplicación de instrumentos de fijación de precios del carbono.

En la mesa redonda que siguió a las observaciones principales, los participantes escucharon las experiencias de Ucrania, la República Dominicana y el Pakistán, que revelaron que, si bien se habían logrado progresos, era fundamental y urgente contar con más recursos y desarrollar sistemas de medición, notificación y verificación. Solo así se conseguiría que la fijación de precios del carbono contribuyera a aumentar la ambición de las contribuciones determinadas a nivel nacional en el marco del Acuerdo de París.