Entrevista / 06 Feb, 2019
Elyx, el pequeño embajador digital para el desarrollo sostenible y la acción climática

Elyx es un personaje de ilustración creado por el artista digital francés YAK (Yacine Ait Kaci) en 2011. Elyx, una verdadera personalidad virtual en las redes sociales, se convirtió en 2015 en el primer embajador virtual de las Naciones Unidas y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Delicadamente diseñado, y con una amplia sonrisa en su rostro, el mensajero universal y virtual de los ideales de las Naciones Unidas cuestiona, conmueve y nunca acusa a nadie. Elyx es también un conocido embajador virtual de las Naciones Unidas para el desarrollo sostenible y la acción climática. Con casi 111 000 fans en Instagram y 48 000 seguidores en Facebook, la locura por este pequeño personaje lleno de poesía sigue creciendo. La editora de contenidos en francés de la web de ONU Cambio climático, Elise d'Epenoux, habló con el "padre" y creador de Elyx, Yacine Ait Kaci, en París.

Lea la entrevista completa a continuación:

¿Quién es Elyx?

Elyx nació en 2011, como resultado de una serie de factores que se produjeron en el momento adecuado, y en relación con mi proyecto digital previo de mi marca Electronic Shadows. Quería trabajar en un personaje que fuera completamente universal y que todo el mundo pudiera entender. Este es muy gráfico, pero también tiene mi huella: con el menor número de características posibles para que pueda tener la máxima posibilidad de expresión y acción, de movimientos y que fuera muy, muy flexible; no es ni un hombre, ni una mujer; ni un francés, ni un chino; ni anciano, ni grande, ni pequeño, etc. Ya sea un espíritu, su esencia principal es ser un dibujo. Elyx no es una representación ilustrada de un ser humano como pueden ser los cómics.

Y entonces, ¿por qué un dibujo? Porque es uno de los tres puntos en común que compartimos con cualquiera en el planeta. He identificado tres de ellos: un dibujo es lo primero porque todo el mundo dibuja de niño. El dibujo es una de las primeras formas de lenguaje, por lo que somos muy sensibles a ello. Cuando vemos un dibujo, es como la madalena de Proust: nos lleva de vuelta a nuestras propias ilustraciones, se crea una conexión directa.

La segunda es la infancia. Todos hemos sido niños y todos tenemos un botón mágico en algún lugar: cuando pulsamos ese botón recuperamos esa mirada de asombro de nuestros 5 años.

El tercer punto en común, y de hecho el más característico, es la sonrisa. La sonrisa es también una forma de lenguaje que conlleva otra forma de lenguaje. Si no ves a Elyx sonriendo, es debido a alguna cosa negativa de la que trata la ilustración. Por otro lado, Elyx siempre sonríe. Y sigue con su postura de brazos abiertos, lo contrario a puños cerrados. Pero también puede tener las manos cerradas o en movimiento.

Con esta postura y la amplia sonrisa nos invita a quedarnos con él. Todo el mundo es bienvenido. No puede darnos miedo, y eso es lo que quiero conseguir.

¿Cómo puede un sencillo dibujo como Elyx dirigirse al mundo y qué significa su nombre?

En primer lugar, tenía que combinar los trazos con la complejidad del mundo. Así que hice una foto, lo dibujé y lo puse en un marco realista para que interactuara. En aquél momento, aún no se había hecho nada igual.

Un día, estaba caminando por un parque ornitológico en Indonesia. Estaba haciendo un dibujo de Elyx, y un pájaro empezó a picotear el dibujo. Oí risas a mis espaldas. Era una familia indonesia. Un universo nos separaba, pero todos se reían. Me tomaron el cuaderno de las manos, tomaron fotos con Elyx, se rieron juntos, me devolvieron el cuaderno y se fueron. Allí acababa de compartir un momento de pura benevolencia, totalmente libre. Y pensé para mí mismo: acabamos de hacer una conexión.

Entonces, al crear una cuenta para Elyx en Twitter, se convirtió en un personaje virtual. Se creó de la misma forma que se crea cualquier cuenta de Instagram o Facebook. Y la gente me hablaba de la figura de Elyx como si realmente existiera.

En cuanto a su nombre, es la convergencia de muchas cosas. El sonido "Elyx" significa "hélice" en inglés, pero también es la hélice del ADN. Y las YX son los cromosomas XY. Así que la idea era decir: Elyx es lo que hay dentro de cada uno de nosotros.

Gráficamente, la sonrisa de Elyx está en una línea que está en el extremo opuesto de las lágrimas. Es un lenguaje no verbal que representa la esperanza. Es siempre un equilibrio: ser muy frágil, ligero, pero muy poderoso al mismo tiempo, y potencialmente muy fuerte en lo que podrá decirnos. Es un acto de equilibrio constante: hacer algo con pocos medios aparentes, pero con un alcance potencialmente mundial.

Elyx and Yak

¿Por qué creó la Fundación Elyx?

Creé la Fundación Elyx en 2018. Era necesario crear un vehículo capaz de responder a las peticiones que recibía, pero también de ser una fuerza para proponer ideas y una institución en sí misma. El objetivo de la fundación es promover los instrumentos y valores de las Naciones Unidas entre las organizaciones y el público en general, pero también ser un lugar para la cultura en el centro del bien común.

En esta Fundación continuamos desarrollando este trabajo, creciendo y compartiendo los valores y objetivos universales de las Naciones Unidas en relación con la Declaración de los Derechos Humanos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y todas las causas relacionadas, con un enfoque muy importante en los ODS 13, 14 y 15, el llamado "trío climático": ODS 13: Acción sobre el clima; ODS 14: Vida bajo el agua, y ODS 15: Vida en tierra - con los que estoy muy involucrado.

La finalidad de la Fundación es, por tanto, decir también que la cultura, más allá de su dimensión pedagógica o lúdica, es también una manera de vincular cosas, lo que permite trabajar sobre lo que tenemos en común. Elyx es un objeto cultural que hoy en día se utiliza para la diplomacia. Pero no necesariamente nos vemos el uno al otro. Por eso Elyx puede atravesar puertas difíciles de cruzar, por eso conseguimos embellecer ciertos mensajes y hacerlos más atractivos. Elyx es, por lo tanto, todas las culturas: las culturas del mundo, pero también las formas culturales como el cine, el teatro, la moda…

¿Qué pasará con Elyx en 2019?

El año pasado escuchamos el llamamiento de António Guterres de que nos quedan dos años para actuar. ¡El tic-tac del reloj empezó a sonar más fuerte que nunca! Todas las noticias relacionadas con el clima son cada vez más catastróficas: la desaparición de la capa de hielo, el derretimiento del permafrost, el último informe del IPCC de 1,5 °C.... se trata de una emergencia absoluta. Y el problema es que, como hemos estado tocando la campana de alarma durante 10 o 15 años, ahora mismo no somos capaces de escuchar una alarma aún más fuerte.

La Cumbre climática de la ONU de septiembre de 2019 volverá a dar la voz de alarma e intentará obligar a los Estados a posicionarse y a dar una respuesta válida. El tema del año "Una carrera para ganar" es una misión (¡por fuerza!) para Elyx. Así que, esta carrera que podemos ganar, la llenaremos de vida con la Elyx Climate Race (carrera por el clima de Elyx). La idea es volver a dar la vuelta al mundo (como en 2015), incluir a los ciudadanos y tener un doble enfoque: en primer lugar, simbolizar esta carrera con un kit que permite a cada uno hacerse una foto con ocho ilustraciones de la carrera de Elyx. Los ocho pasos de la animación de Elyx se combinan para producir un efecto Elyx que se ejecuta como un dibujo animado (o un folioscopio), con la persona que sostiene los dibujos en el fondo, y que también puede moverse. Elyx se verá corriendo alrededor del mundo, así que el escenario cambiará cada vez. Por ejemplo, ¡podría comenzar su carrera en Bonn frente a la sede de ONU Cambio Climático! Después se va a Ghana, y así sucesivamente. ¡Y será una gira mundial con la menor huella ecológica posible!

Comenzaremos esta carrera el 22 de abril, el Día de la Tierra, y llegaremos a Nueva York el 22 de septiembre, por la puerta trasera, porque el sueño, el objetivo final, sería enviar a Elyx a la Estación Espacial Internacional, incluso salir del Cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán, en cohete y ver la animación de los ocho dibujos de Elyx en una tabla de astronautas en la ISS. La idea es ver la Tierra desde el espacio. La Tierra, nuestra gran nave espacial en la que todos estamos haciendo este gran viaje juntos en el universo... pero no nos damos cuenta de que todos estamos martillando en el casco, y el agua se está colando en él. Lo ideal sería, por tanto, poner fin a esta gira mundial con este mensaje a Nueva York el 23 de septiembre, en la apertura de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el clima.

Para eso está Elyx: para hacerlo comprensible. Que cualquiera se lo pueda apropiar y que así tengamos esta buena voluntad, esta solidaridad, este compartir algo que necesitaremos para reparar las fugas de nuestro barco y organizarnos en nuestro nuevo mundo, que surgirá de esta transición, algunos aspectos de los cuales serán catastróficos y otros se basarán únicamente en la humanidad y en la forma en que ésta se organizará.

¿Cómo puede Elyx contribuir al Acuerdo de París?

Durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático en 2015, la COP21, yo me encontraba en Le Bourget. ¡Era un momento histórico! Elyx es una promoción de apoyo, es un poder suave, una presión positiva suave que no está en una confrontación directa.

No hay otra solución que modificar nuestros sistemas de producción y alimentación... porque si el otro resultado es catastrófico, éste no es necesariamente doloroso. Hay que contar la historia, acompañarla y Elyx puede contribuir a ello.

Es sobre todo una batalla cultural, lo que significa que debemos cambiar en muy poco tiempo los comportamientos de toda una vida, los comportamientos culturales que a veces tardan generaciones en cambiar. El cambio de un modo de consumo a otro, de un modo de transporte a otro, no es algo que ocurra de la noche a la mañana. Debemos poner en marcha nuevas palancas económicas que pongan más énfasis en los aspectos intangibles, el trabajo de la tierra nos hará producir de otra manera.... hay miles de cosas que inventar.

Tenemos la suerte de pertenecer a esta generación que yo llamo "Generación regeneración", una generación que regenerará su entorno y trabajará por unas relaciones humanas renovadas basadas en otros valores. Esto significa que Elyx, y también muchos otros actores políticos, culturales, científicos y filosóficos tienen la misión de contribuir a dibujar, escribir este nuevo mundo y ayudar a hacer esta transición lo más suave posible.

Elyx en Twitter, Facebook e Instagram.

Más sobre la Fundación Elyx (en francés)