Su localización: Inicio > Prensa > Boletín

 INVITADOS

¿Pueden las ciudades liderar la acción por el clima? Preguntémosle a Ciudad del Cabo.

image

Ciudad del Cabo, Capital Mundial de La Hora del Planeta 2014, ha sido pionera en el campo de la energía y el cambio climático. Fue la primera ciudad africana que elaboró un informe sobre el estado de la energía (2003) y adoptó una estrategia de energía y cambio climático (2006). En 2007 y 2010 elaboró un segundo y tercer informe sobre el estado de la energía, tras lo que este último condujo al primer estudio de posibles futuros de la energía que la ciudad ha elaborado para orientar la consecución del futuro óptimo. La ciudad participa activamente en plataformas internacionales como la del Pacto de la Ciudad de México, Carbonn, Carbon Disclosure Project (Proyecto de información sobre las emisiones de carbono), ICLEI y C40 Cities (Ciudades del C40).

En 2010 el Ayuntamiento adoptó un completo Plan de Energía y Acción por el Clima que es un programa pionero que vincula la energía y el clima a la estrategia de desarrollo de Ciudad del Cabo. A través de este plan se coordinan cuarenta áreas en las que se desarrollan más de 120 proyectos. La ciudad adquirió estos compromisos: reducir un 10% los GEI para el año 2014 en comparación con el nivel que habría si todo siguiera igual, reducir un 10% el consumo municipal de electricidad para el año 2012, reducir un 10% el consumo de electricidad de toda la ciudad para el año 2012, y conseguir que para el año 2020 un 10% de la energía sea renovable y limpia. Las metas de reducción del consumo tanto municipal como de toda la ciudad no solo se han alcanzado sino superado.

Con el establecimiento del Comité de la Cartera de Energía (político) y el Grupo de Trabajo sobre Economía Verde (administrativo) con dedicación exclusiva, Ciudad del Cabo ha liderado el establecimiento de estructuras institucionales para coordinar las respuestas energéticas y climáticas en todo el municipio. Ha llevado a cabo una completa evaluación de los riesgos de la subida del nivel del mar, está estableciendo una estrategia de zonas de protección costera y retranqueo, y ha elaborado un completo plan de acción para la adaptación al cambio climático.

También dirige con gran éxito una campaña de ahorro de la electricidad para los sectores residencial y comercial. La campaña residencial proporciona orientación para el cambio de comportamiento a través de muchos medios de comunicación y la ciudad ha desarrollado un innovador programa de calentadores de agua solares que proporciona una serie de servicios para fomentar la utilización de este tipo de calentadores. La ciudad también cuenta con el floreciente Foro de Eficiencia Energética para el sector comercial.

La ciudad ha estado reacondicionando paulatinamente sus propios edificios, su parque automovilístico, sus calles y sus semáforos para «predicar con el ejemplo». Para junio de 2012 se habían instalado LED en todos los semáforos. Se han reacondicionado muchos edificios de gran tamaño del Ayuntamiento, se han instalado calentadores de agua solares en las clínicas y las reservas naturales, y ahora se están instalando medidores inteligentes y sistemas de energía solar fotovoltaica en edificios clave. Se ha comprometido a ser más eficiente a la hora de utilizar recursos con un sistema de transporte sostenible. Su Programa Integrado de Tránsito Rápido incluye un sistema de tránsito rápido por autobús y un sistema de transporte no motorizado. También se han tomado las siguientes medidas para reducir las emisiones de su parque automovilístico: la adquisición de vehículos más eficientes y una campaña de fomento de la conducción inteligente.

Para cumplir su meta de energía limpia, la ciudad ha mantenido un acuerdo de compra de energía con un productor independiente de energía (Darling Wind-farm) desde 2009. La ciudad está en proceso de establecer sistemas de apoyo a la generación distribuida a través de un sistema de primas adecuadas en las tarifas (también llamadas tarifas «feed-in») y está aplicando opciones basadas en sistemas hidroeléctricos de pequeña potencia, energía solar fotovoltaica y conversión de residuos en energía en sus propias operaciones.

También se ha comprometido a mejorar las condiciones de vida mediante la prestación de servicios energéticos a los hogares con bajos ingresos. La ciudad cuenta con un amplio programa de electrificación que incluye a los asentamientos informales, con un proyecto para reformar los tejados de viviendas subvencionadas y con un programa educativo llamado Smart Living (Vivir inteligentemente), y además proporciona luces solares y cajas calientes para cocinar a los hogares con bajos ingresos.

Jenny Clover, de la red mundial de ciudades ICLEI, dice: «Este excepcional triunfo demuestra que el papel fundamental de la administración local es impulsar y facilitar la transición a un nivel bajo de emisiones de carbono en las economías emergentes». Ciudad del Cabo, como ciudad ubicada en el Sur Global, es un testimonio de la posibilidad de equilibrar la acción por el clima y los objetivos de desarrollo. Garreth Bloor, miembro del Comité Municipal de Ciudad del Cabo, refuerza esta opinión: «Ciudad del Cabo seguirá reduciendo las emisiones al tiempo que demuestra que es posible tener una economía próspera y dinámica».


 


Ready for some Climate Change News?

Visit the
NEWSROOM